domingo, 22 de marzo de 2009

“Brújula para navegantes emocionales”

fragmento del increible libro de Elsa Punset, hija de Eduard: “Brújula para navegantes emocionales”.

“Cuando pretendemos modificar el comportamiento o el rendimiento de una persona, resulta crucial no centrarse en las debilidades sino en las capacidades reales o potenciales que posee. Esto exige, por parte del adulto, una mirada compasiva y generosa. La tendencia natural de las personas, tanto con sus hijos como con sus subordinados o compañeros de trabajo, es intentar arreglar de forma expeditiva a través de la confrontación los problemas o los defectos que percibimos en el otro. Esto no suele dar buenos resultados, porque el otro se sentirá agredido y reaccionará, inevitablemente, a la defensiva. El estrés no facilita la transformación: tiende a bloquear, psíquica y emocionalmente a las personas. Las investigaciones del matemático Marcel Losada y de la psicóloga Barbara Fredrickson revelan que los equipos de trabajo más exitosos mantienen una proporción de cinco interacciones positivas frente a tres negativas. En el caso de las parejas la proporción según el psicólogo John Gottman aumenta de cinco positivas por una negativa (las interacciones se refieren a todo tipo de comunicación, verbal o no verbal: palabras, miradas, intenciones, contacto físico…). El estrés debe ocupar un lugar modesto en nuestras relaciones interpersonales: Cuando sea imprescindible, los expertos recomiendan que la crítica constructiva sea específica, sugiera soluciones y no roze la crítica personal; pero en general ayudaremos más eficazmente a quienes nos rodean mediante el ejemplo, la inspiración y la confianza”.

ELSA PUNSET

Foto : Jp Santamaría

2 comentarios:

Pernan dijo...

Hoooola! Que todavía tienes aquí la correspondencia, y que te vengas un dia a comer! (comer comida, se entiende)

lidia dijo...

muy interesante!
lidia